Home | Email
 
 
 
   
Caracter Propio  
   

GESTIÓN DE CENTROS CATOLICOS DE ENSEÑANZA es una entidad educativa privada que vela, en todo momento, para que se mantengan fielmente los fundamentos ideológicos y fines fundacionales de los centros cuya titularidad ostenta.

De acuerdo con estos principios ha sido elaborado el presente documento que resume las actuaciones en que se inspira su quehacer educativo y que define el Carácter Propio de sus colegios

POSTULADOS PEDAGÓGICOS

Se propugna como ideal de la educación el pleno desarrollo de la personalidad humana teniendo en cuenta el sujeto en su triple dimensión, espiritual, intelectual y social.

En lo que se refiere al desarrollo de la dimensión espiritual, los principios educativos que se aplican tienen su base en la concepción cristiana de la vida en su sentido más amplio, natural y sobrenatural, teniendo como substrato el magisterio de la Iglesia Católica.

Consecuente con ello, se considera imprescindible el fomento de las virtudes, principalmente la sinceridad y el sentido de responsabilidad, que hacen posible la formación para la justicia, para el amor y para el auténtico ejercicio de la libertad personal.

 Atención especial merece la formación de la personalidad con el fin de lograr la necesaria madurez para hacer frente a la vida de una manera firme y decidida, así como también merece igual atención la adquisición de hábitos positivos.

La dimensión intelectual persigue una formación completa del individuo. Para ello atiende todos los aspectos que desarrollan la inteligencia mediante el ejercicio, estudio y aprendizaje de contenidos, buscando alcanzar la mayor capacidad de relación, aplicación y creatividad de los alumnos.

Este objetivo comprende todos los aspectos curriculares, tanto los técnico-científicos como los humanístico-culturales y los estético-deportivos.

Para atender la dimensión social del sujeto, se le prepara para su adaptación a las condiciones de auténtica convivencia entre las que se consideran prioritarias el cultivo de la capacidad de diálogo y el respeto a las opiniones de los demás.

Se garantiza la efectiva igualdad de derechos entre los alumnos. Ello supone rechazo a todo tipo de discriminación por razón de sexo, raza, lengua, nivel económico, minusvalías o creencias, a la vez que se preconiza el respeto a todas las culturas.

La principal responsabilidad sobre la educación de los hijos corresponde siempre a los padres a los que el Colegio ayuda en su trascendente tarea de primeros educadores. Por eso la actividad educativa se considera como delegada y colaboradora educativa familiar a la que, en manera alguna, trata de sustituir .

PRINCIPIOS PEDAGÓGICOS

La transmisión de conocimientos se efectúa con exquisito respeto, sin imponer criterios. Procura la convicción del deber de actuar con libertad en las tareas civiles para servir al bien común, así como con la inclinación a practicar la solidaridad para con el prójimo.

Se concibe el centro educativo como un servicio de interés social dado que contribuye a satisfacer necesidades de escolarización y hace posible el derecho de los padres a elegir para sus hijos el tipo de educación coherente con sus convicciones.

Al propio tiempo ayuda a aplicar el principio básico de desarrollar al máximo las capacidades de los alumnos aplicando una educación personalizada que haga realidad el principio de igualdad de posibilidades.

De esta manera se consigue que cada uno alcance el máximo desarrollo posible de su capacidad y aptitudes, forme su propio criterio y consiga adoptar sus decisiones libremente con rectitud y acierto.

Se pretende, no obstante, una educación de calidad, por los medios ordinarios, para todos los alumnos. El proceso educativo aplicado por medio del esfuerzo y del estudio de cada uno, ha de conducir al perfeccionamiento personal.

El trabajo escolar en equipo, el intercambio de experiencias y la participación activa en la investigación son requisitos indispensables para una educación de calidad a la vez que facilitan la colaboración de los alumnos entre sí.

Se incorporan a los programas educativos los valores lingüísticos y culturales de nuestro entorno, la Comunidad Valenciana, de España y, en la medida de lo posible, los de aquellas naciones con las que nos unen mayores lazos. Estos valores se incrementan con contactos e intercambios con estos pueblos.

Se cultivan detalles prácticos de orden, puntualidad, limpieza, cuidado de las cosas materiales y delicadeza y calidad humana en los modos externos de comportamiento que enriquecen el desarrollo de la personalidad y constituyen muestras de respeto hacia los demás al mejorar el ámbito en el que todos conviven.

El desarrollo de la responsabilidad personal del alumno es el fundamento de la disciplina escolar. Las correcciones que ineludiblemente resulten necesarias no son de aplicación si no conducen a que los alumnos, mediante estímulos positivos adecuados, encuentren los medios más eficaces para la rectificación y mejora de su conducta. En este delicado procedimiento se huye de las comparaciones personales y, por supuesto, de los castigos corporales o denigrantes.

RELACIONES HUMANAS

Cada Profesor es un educador en el centro y fuera de él. Su principal tarea es la de estimular en el trabajo y en la formación personal a los alumnos. Se siente responsable no solamente del grupo de escolares a los que imparte una o varias materias, sino de todos los del Colegio a los que procura estimular con su ejemplo dando testimonio de honradez, amor fraterno, respeto mutuo, comprensión, cordialidad, amabilidad y cuantos valores positivos sirven de ayuda a su labor.

Se resalta que este catálogo es de particular importancia en el caso del profesor que recibe el encargo de preceptor. Este preceptor atiende especialmente de una manera personal a los alumnos que le están confiados y, en relación estrecha con los padres, se ocupa de la formación y orientación de los mismos.

El Centro ayuda a los profesores en su formación permanente y actualización profesional. Para ello, no sólo tiene estructurados todos los aspectos de la actividad educativa dentro del marco legal, sino que cuenta con los apoyos necesarios para el perfecto discurrir de la acción educadora. En este sentido, el Centro implica al personal docente en reuniones de intercambio de conclusiones, ideas, ensayos y experiencias pedagógicas y en cursillos de perfeccionamiento.

Además, se promueve la participación en la vida del Colegio, junto con los profesores, a los padres y madres de alumnos, al personal no docente y a los propios escolares, todos según su capacidad, su deseo de colaboración y su grado de responsabilidad.

Esta participación podrá hacerse efectiva a través de los cauces ordinarios y de otros extraordinarios.

La ayuda del Colegio a los padres se concreta, con independencia de las entrevistas periódicas o extraordinarias, con los respectivos preceptores, en reuniones de carácter general o por niveles, según los extremos que han de ser tratados. Así como su participación en cursos breves que, autoridades en materias diversas, exponen y desarrollan haciendo ver el papel que como padres les corresponde.

CONSIDERACIONES FINALES

El presente documento definitorio del CARÁCTER PROPIO de los Centros de GESTIÓN DE CENTROS CATOLICOS DE ENSEÑANZA, se hace público para que pueda servir de orientación a las familias en el momento en que, de acuerdo con la ley, puedan efectuar su opción y elegir el tipo de educación que prefieren para sus hijos.

La solicitud de admisión de un alumno presupone el conocimiento y la aceptación, por parte de los padres, de los principios contenidos en el texto de la presente definición.

De la misma manera lo conocen los profesores que desarrollan su vocación pedagógica y su actividad docente en el centro cuyos postulados hacen suyos al aceptar, libremente, como profesionales la responsabilidad de su aplicación.

El personal no docente coopera con su trabajo en los fines que se deducen del carácter propio del centro, de acuerdo con su función.


 
 
GESTIÓN DE CENTROS CATÓLICOS DE ENSEÑANZA
Paseo San Juan Bosco 21 12530 Burriana (Castellón) centroscatolicos@planalfa.es Tel. y Fax: 964 512 518